Xavier Sala i Martin

Xavier desde una perspectiva económica, comenzó su ponencia diferenciando claramente entre investigación e innovación mostrando sus dudas sobre la I+D. Para ser más competitivo e innovar se ha de ser “más barato”, “mejor” y sobre todo “diferente”.
Actualmente, según Xavier, el crecimiento económico depende en gran medida del valor de las ideas buenas, y resaltó un dato bastante significativo: el 71% de las ideas y riquezas vienen de los trabajadores. Todos deberíamos de ser capaces de estar formados para tener ideas y sobre todo poder implementarlas.
En relación al uso de las TIC, Xavier no dudo en afirmar que los niños de ahora saben más que los adultos, afirmación que se fue repitiendo a lo largo de la jornada. Pero la duda es, ¿qué enseñar? En primer lugar pensamiento crítico, puesto que para que haya una idea antes debemos tener la capacidad de ver que cosas no funcionan, después es cuando se busca la solución. En segundo lugar, hay que enseñar a fracasar.
Por otro lado, Xavier afirmó que los genios no existen, sino que son personas que al menos han trabajado 10.000 horas en lo suyo. Para finalizar, Xavier afirmó que el sistema educativo actual no es capaz de detectar los talentos y realizó una comparativa un tanto controvertida, entre la organización de un club de fútbol y la universidad, por ejemplo, ¿por qué un buen profesor no puede cobrar más que el profesor menos bueno como ocurre con los futbolistas? Aquí habría mucho debate por delante….